Uncategorized

En Disidencia

“calle Esparta su virtud, su grandeza calle Roma.

¡Silencio! que al orbe asoma el gran blog del Sud”

 

“En los Estados despóticos, no hay leyes: el juez es él mismo la ley. En los Estados monárquicos, hay una ley; y, allí donde ella es precisa, el juez la sigue; allí cuando no lo es, él busca el espíritu. En el gobierno republicano, es de la naturaleza de la constitución que los jueces sigan la letra de la ley” (Montesquieu, El Espíritu de las Leyes, VI.3).

Montesquieu tiene razón. Existen tres maneras de entender el razonamiento judicial y por lo tanto el razonamiento legal en general: el juez que reemplaza la ley por sus creencias morales y políticas (Chavela Vargas diría que hacen con el derecho “lo que se la da la rechingada gana”); el juez que algo ingenuamente tras los pasos de Justiniano y Beccaria sigue la ley al pie de la letra como si el significado de las normas jurídicas fuera natural; el juez que aplica la ley sin más si la norma es clara y que en caso contrario la interpreta, “busca el espíritu” como muy bien dice Montesquieu.

En los últimos años el pensamiento jurídico a nivel global se ha inclinado por una variación del tema que irónicamente Montesquieu consideraba “despótico”. La ironía proviene del hecho de que es en nombre de los derechos que los jueces, interpretación mediante, se han convertido en legisladores, a pesar de que se supone que el trabajo del juez consiste en aplicar el derecho vigente, particularmente teniendo en cuenta que se trata de un derecho sancionado democráticamente bajo el Estado de Derecho.

Este blog, precisamente En Disidencia, agrupa a un conjunto de profesores e investigadores interesados en defender aquella vieja idea del derecho como un sistema institucional autoritativo, cuya tarea principal es la de resolver conflictos, siempre democráticamente al amparo del Estado de Derecho. Por supuesto, a veces el significado de las normas jurídicas no es claro, en cuyo caso, como bien dice Montesquieu otra vez, debemos “buscar su espíritu”. Pero si el derecho tiene autoridad—lo cual es imposible negar—entonces jamás podemos darnos el lujo de, interpretación mediante nuevamente, ignorar la línea que separa al derecho que es del que debería ser, si es que realmente nos interesa proteger la democracia al amparo del Estado de Derecho.

Invitamos entonces a la comunidad jurídica—en el sentido más amplio posible que incluye a abogados y por supuesto todos aquellos interesados en hacer un aporte desde las más variadas disciplinas (filosofía, historia, ciencia política, etc.)—a participar de un debate en el que nos tomaremos al derecho en serio mientras discutimos cuál debe ser el rol de los jueces en una sociedad democrática bajo el Estado de Derecho. Quedan Uds. debidamente notificados (e invitados, por supuesto).

 

Andrés Rosler

 

    

11 Respuestas para “En Disidencia”

  1. Buen venido este espacio. Mucha falta hacía una rendija por la cual ver qué sigue existiendo el Derecho más allá de los principios, las ponderaciones y las interpretaciones.

  2. Celebro mucho la creación de este espacio y, especialmente, el reciclaje de Todosobrelacorte, que fue un excelente espacio de respetuoso intercambio intelectual que no se había repetido hasta ahora. En tiempos del neoconstitucionalismo y de la omnipotencia judicial, donde reflorecen momias jurídicas como la prisión por deudas, las imprescriptibilidades de creación judicial, o la creación pretoriana de delitos, estos espacios resultan imprescindibles para devolver a las instituciones a su cause natural. Felicitaciones a quienes tuvieron esta iniciativa.

  3. Totalmente de acuerdo con la idea de iniciar este grupo. Tenemos que acabar con la idea que los jueces son los modernos samurais del derecho. Basta ya con el juez legislador

  4. Alejandro Di Pietro Responder

    Excelente idea la creación de un espacio para el intercambio de opiniones y análisis de las distintas situaciones que atraviesa la Justicia.

  5. Muchas gracias por los comentarios. Efectivamente, como se suele decir en inglés, “Todo Sobre la Corte” es un zapato muy grande para llenar y ojalá que nos sirva de inspiración. La idea es que todos los puntos de vista estén debidamente representados.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *