La Corte y su tiempo

Kundera, en la insoportable levedad del ser, hace jugar a sus personajes principales con las casualidades.

por endisidencia